domingo, 18 de abril de 2010

Algunas Indicaciones técnicas sobre la construcción con adobe


Por Érika Vicente, ingeniera civil de la Universidad Católica de Perú.

Errores comunes que hacen colapsar al adobe


Muros delgados:
son inestables. mientras más grueso el muro, más estable el edificio.
Exceso de vanos: abrir muchas puertas y ventanas debilita la estructura.
Malos cimientos y mala techumbre: el exceso de humedad hace que la arcilla del adobe pierda cohesión. Si el terreno es húmedo y la casa no está aislada con un cimiento de piedra y mortero, absorbe humedad. Lo mismo si hay filtraciones de aguas lluvias.
Reparaciones con concreto: es fatal. Adobe y cemento son dos materiales que se repelen.

Muros amarrados
El adobe responde bien a la compresión, o fuerzas que lo presionan, y mal a la tracción, o fuerzas que lo jalan. Con un sismo, las cargas vienen y van para todos lados y la única manera de que resista es que todos los muros y el techo se muevan juntos. Esto se logra con técnicas como las llaves, o estructuras de madera que se insertan en las esquinas, y la viga collar, o escalerilla de coronamiento de muros, donde se inserta el techo. En Perú ahora también se usa mucho la geomalla, material que envuelve los muros por ambos lados y se fija con grapas y amarras de rafia plástica que atraviesan de lado a lado.

Reforzamiento del adobe con geomalla

Después del terremoto de Pisco, que afectó a la costa central de Perú en agosto de 2007 con una magnitud de 7,9 y un saldo de 1.500 muertos y 76.000 viviendas destruidas, el gobierno peruano, con la asesoría de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica de Perú, inició un programa de capacitación en la zona afectada en el reforzamiento del adobe con geomalla. Usada en la construcción de carreteras para estabilizar pavimento, la geomalla es un material plástico barato que en Chile se vende como Tensar DX 1.100. Al envolver todos los muros con esta malla, la estructura trabaja como un todo ante las fuerzas de un sismo. Sin ella, el adobe tiene más riesgo de colapsar. Perú no ha sufrido otro terremoto, pero la efectividad de la geomalla ha quedado en evidencia en la mesa sísmica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica de Perú. Ahí, en un laboratorio de experimentación, casas de adobe de tamaño natural reforzadas con geomalla resisten simulaciones de fuertes sismos con sólo un par de grietas en el estuco. En Chile, la Fundación Altiplano restauró una de sus iglesias con geomalla. www.fundacionaltiplano.cl

Daños típicos del adobe después de un terremoto

1. Caída del estuco:
es lo primero en venirse abajo y es sólo un daño cosmético. Se repara con un buen estuco hecho con 60% de tierra para adobe, 40% de arena fina y un mínimo de cal. Para una buena adherencia, se mezcla con jugo de pala de tuna fermentada.

2. Fisuras
: aberturas en la superficie o el estuco previas a las grietas.

3. Grietas: pueden atravesar el muro o sólo afectarlo por un lado. Cuando son muy feas se reparan con una calzadura, que consiste en remover cuidadosamente los ladrillos dañados y reemplazarlos por nuevos.

4. Desaplome:
el muro no se cae, pero guatea. Para reparar se sacan los ladrillos hasta la línea del desaplome y se rearma el muro. -

5. Colapso: ladrillos en el suelo. Es el derrumbe total o parcial de un muro. La única solución es levantarlo de nuevo.

Apuntalamiento
Antes de reparar, lo primero es estabilizar los muros con puntales de madera que se apoyan entre el muro y el suelo en ángulos de 45 grados.

Receta para un buen adobe
Se junta un montón de tierra y se humedece. Mezclar bien –con los pies, por ejemplo– y dejar reposar un día, cubierta con un plástico para mantener la humedad. Hacer bolitas de 2 centímetros de diámetro para la prueba de la calidad y secar a la sombra. Si se fisuran al secarse, a la tierra le falta arena; si se rompen fácilmente, falta arcilla. Si no mejora con el extra de tierra arcillosa, añadir paja. Conseguida la mezcla óptima, se elige una superficie poco porosa, que no absorba mucha agua, para hacer los ladrillos en un molde de madera. La medida más usada es 40 x 20 x 12 cm. Secar a la sombra un par de semanas para evitar la tracción por secado al sol y construir.

Fuente: Revista Paula

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada